I I FERIA HISTÓRICA DEL VINO (2014): Israel y el Líbano

I I FERIA HISTÓRICA DEL VINO (2014): Israel y el Líbano

La primera edición estuvo dedicada a la Antigüedad Clásica de Grecia y Roma, y en esta segunda ocasión se quiso dedicar la Feria a conmemorar, a través del vino, a las culturas de Israel y del Líbano.

El porqué de la elección de estos dos países se debe a que estos lugares están muy ligados tanto al origen como a la difusión y producción de vinos de calidad reconocida, con un legado histórico y arqueológico en relación con el vino de gran relevancia.

Israel presenta una relación con la vid y el vino que viene desde el inicio de su historia, con pasajes bíblicos del Antiguo Testamento en los que se habla ya del vino, y de su importancia para los israelitas. La vid, de hecho, será uno de los productos que traigan los exploradores enviados por Moisés al llegar a la Tierra Prometida. El tamaño de las vides, entre otros productos, dejaba constancia de la fertilidad del lugar concedido por Yahvé a su pueblo. El Ministerio de Turismo de Israel, precisamente, hace uso de este motivo en su logo, lo que denota la importancia que el país da a este aspecto de su historia.

El Líbano, por su parte, cuenta con una gran tradición e historia en la producción de vino y cultivo de la vid, siendo en este territorio, antiguamente ocupado por los fenicios, donde se empieza a elaborar el vino a partir de la cepa vitis vinifera. El pueblo fenicio propagó la cultura del vino primero a Egipto y después por el resto del mediterráneo, ya que fueron un pueblo dedicado al comercio y transportaban ánforas de vino y vides en cada zona en la que se establecían. Excavaciones realizadas en la ciudad de Biblos nos muestran que hace ya 5.000 años existían viñas en este lugar.

En la actualidad, el Líbano sigue siendo productor de caldos, siendo uno de los más importantes países del mundo árabe en este sentido.

Así, la elección de dos países mediterráneos con tradiciones bien diferenciadas nos permite establecer un vínculo a través de la producción y consumo del vino a lo largo de la historia, y en el presente.

Los espacios de la Feria 2014 fueron los mismos que en la anterior edición salvo en el caso del traslado a la zona polideportiva de los puestos de productos locales y otras actividades. La Feria se articuló en cuatro espacios principales:

  • Sector 1. Área Polideportiva.
  • Sector 2. El Ayuntamiento. Salón multiusos.
  • Sector 3. La Casa Sodupe.
  • Sector 4. Las visitas guiadas.

Cada uno de estos espacios tuvo sus particularidades, siendo complementarios en los objetivos.

En el sector 1 se incorporaron los puestos de adquisición de tickets, representación de las bodegas locales, casetas de puestos de venta, zona infantil, puntos de información turística e inicio de las visitas guiadas a la población y actos de animación.

El espacio se decoró con motivos relativos a los países a los que estaba dedicado el evento, con especial énfasis en el mundo fenicio y el comercio. Uno de los elementos más destacados de esta caracterización fue la creación de un perfil del Mediterráneo donde se situaron Israel y el Líbano, así como la Península Ibérica. A través del río Ebro, se dibujó un camino que llegaba hasta Navaridas, relacionando así por medio del agua los tres lugares. Junto a este perfil se dibujó el esquema de un barco fenicio, con sus bodegas llenas de ánforas de vino dispuesto a llegar hasta nuestra localidad desde la Antigüedad más tardía.

Otro de los nuevos elementos introducidos en el espacio festivo fue un panel a modo de Photo Call, con el motivo principal de la Feria, que son los exploradores de Moisés volviendo con las vides gigantes. Las caras de los exploradores estaban vaciadas, de manera que el visitante podía hacerse una fotografía con su propio rostro como recuerdo de la visita.

El Sector 2 acogió tanto la inauguración como la clausura del acontecimiento, recepción de autoridades e invitados, así como, la exposición y el museo de reproducciones de las culturas invitadas al evento.

El museo, en esta segunda edición, no se limitó a la presentación de reproducciones de elementos históricos representativos de las culturas invitadas. Para esta ocasión se creó un espacio didáctico y lúdico en el que el visitante pudo recorrer el espacio y aprender, con un itinerario o sin rumbo fijo, un conjunto de paneles en los que se representaron los principales elementos relacionados con el vino en estos países. Se montó una exposición gráfica atractiva, con fotografías e infografías de gran tamaño, gracias a técnicas modernas de impresión en papel de alta resistencia y calidad, que permiten realizar auténticas reproducciones.

El esquema expositivo tuvo como lema la relación entre el Líbano, Israel y Navaridas (y toda La Rioja Alavesa), gracias a la vid y su producto estrella. Así, se presentaron de manera comparativa las diferentes formas de cultivo de la vid en los tres ámbitos, así como las técnicas de producción del vino y su comercialización. La temática tuvo un énfasis muy marcado en el aspecto gráfico, por medio de fotografías y dibujos más que en el texto. Igualmente se incorporaron vídeos sobre esta materia.

Algunos de los temas  que se trataron fueron:

  • El vino y el Antiguo Testamento (imágenes de la llegada a Canaán, etc.).
  • La producción del vino en la historia de los tres pueblos (Imágenes de excavaciones de bodegas del Líbano e Israel, lagares rupestres de La Rioja, etc.) y la producción del vino en la actualidad. Viñas de Israel, Líbano, La Rioja. Bodegas actuales.
  • El transporte y conservación del vino a lo largo de la historia (Desde los barcos y ánforas fenicios hasta las botellas y corchos más tecnológicos actuales).
  • El vino como elemento del culto. Comparación del empleo del vino en el culto Judío y Cristiano. Se presentaron reproducciones de copas rituales judías, comparándolas a los cálices cristianos. Se reprodujeron cálices históricos riojanos, como por los recuperados en la ermita del Santo Cristo de Labastida. Se remarcó la gran similitud en ciertas tradiciones artísticas con respecto a estas copas (copas de Kidush judías frente a cálices cristianos).

El sector 3 englobaba al Centro de Interpretación del Alto de Castejón y su calado, un ámbito privilegiado para una cata más sosegada del producto típico de la comarca, su vino.

El sector 4 recogió, como complemento al resto de actividades de la Feria, las visitas guiadas a los lugares más emblemáticos de la Villa.

Asimismo, se organizaron catas maridadas y degustaciones con pintxos basadas en las tradiciones culinarias israelita, libanesa y riojano-alavesa como las típicas patatas con chorizo.

Por otra parte, se establecieron sorteos de productos locales con la finalidad de incentivar la participación y asistencia a la Feria.

© Copyright - Feria Histórica dle Vino de Navaridas